La gran pregunta que nunca ha sido respondida y que no he sido capaz de responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma humana es, ¿qué quiere una mujer?
Sigmund Freud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *